JARDINES VERTICALES

Los jardines verticales permiten reproducir entornos naturales montados sobre paredes y muros exteriores e interiores.
Un jardín vertical se basa en una estructura montante, una superficie textil que funciona como soporte mecánico de las plantas, y un sistema de riego hidropónico automático que regula la fertirrigación de las mismas.
Las plantas son específicamente seleccionadas teniendo en cuenta el lugar geográfico donde se encuentra la pared y su entorno inmediato.

BENEFICIOS

– Absorbe y reduce sonidos.
– Aislante natural.
– Reducción de la temperatura interior en verano y produce un aislamiento térmico en invierno.
– Filtración de polvo y otras partículas contaminantes.
– Un metro cuadrado produce el oxígeno requerido para una persona.
– En muros exteriores protege los materiales constructivos de los rayos ultravioletas.
– Mejora la estética del lugar en donde se instala, incrementando el valor de la propiedad.

MANTENIMIENTO

El hecho de que el jardín vertical contiene un sistema de fertirrigación completamente automático, permite que éste tenga una mínima necesidad de mantenimiento.